20 de Noviembre de 2018

Opinión

Día de la tierra en Coronel Rosales

22 de Abril de 2018

Por la doctora Diana Durán, concejal Cambiemos.

Tierra

En este Día de la Tierra (22 de abril de 2018) se puede aplicar el axioma “pensar globalmente y actuar localmente” Es por ello que aludiremos al desarrollo sustentable en la escala local.

Y dada nuestra visión geográfica, lo relacionamos con la educación ambiental como un proceso no solo de concientización, sino también de promoción social acerca de los problemas ambientales y sus alternativas de solución.

La sustentabilidad prevalece por sobre el concepto de desarrollo sustentable al superar la dicotomía “verde vs verde” (el de los dólares y el de la naturaleza), razón por la cual promueve una nueva alianza naturaleza-cultura, la economía social y una nueva cultura política, es decir la sustentabilidad en sus distintas dimensiones (social, cultural, ambiental, geográfica, política) sin limitarse a lo económico.

Desde lo geográfico debemos pensar en el territorio de Coronel Rosales, como un distrito del Sudoeste provincial relevante por su condición de transición paisajística y territorial entre la fachada marítima y la planicie pampeana, muchas veces invisibilizadas para quienes viven en la ciudad.

También, para definir la sustentabilidad local debemos aludir a su diversidad paisajística (la franja costera, el interior agrario, las localidades con sus rasgos característicos) cuestión que se expresa en las multiterritorialidades locales.

No solo la naturaleza nos brinda paisajes y recursos, también presenta riesgos poco advertidos por la población como la vulnerabilidad a los vientos, en el sector periférico oriental de la ciudad de Punta Alta, eventos poco advertidos y que es necesario prevenir.

Otro de los riesgos centrales de nuestro territorio local es la propagación de incendios, elevada como se constata en el mapa de la franja adyacente al litoral costero.

Un aspecto territorial destacable de nuestro distrito es el crecimiento urbano acentuado y algo caótico, en relación con un bajo crecimiento demográfico. Es decir que la ciudad crece más en su estructura que en su densidad demográfica, lo que trae no pocos impactos en la planificación ambiental y en el ordenamiento territorial.

¿En qué aspectos focalizamos nuestra atención? ¿Cuáles son nuestras ideas claves? Pues, recuperar el lugar y reconquistar el territorio que significan, en primer término, pensar en un lugar -en el distrito rosaleño-, que tiene una localización geográfica definida, pero además al que se le otorga sentido de identidad y pertenencia. Y reconquistar el territorio es promover o volver a promover cuantas veces sea, su desarrollo local en relación con lo jurisdiccional, postergado en relación con el acceso libre y voluntario de los rosaleños, a determinados territorios.

 

En el mismo sentido, Raúl Ricardo Alfonsín, en ocasión de su propuesta de traslado de la capital, expresó: “hacia el sur, hacia el mar, hacia el frío”. Pocos lo comprendieron… Nosotros lo parafraseamos adaptando la idea para Rosales términos de que tenemos que reconquistar el territorio hacia el mar y hacia el interior integrando la fachada marítima con el interior agrario. Y, asimismo, reconquistar el territorio en términos jurisdiccionales (nacional, provincial y distrital)

A más de veinte años de la Eco 92, considerada como el punto de partida de la conciencia ambiental global, los problemas ambientales se agravan y no hay duda que la necesidad de encarar proyectos sustentables está en el core de la respuesta humana al reto ambiental.

No estamos pensando en megaproyectos ni en grandes acuerdos mundiales sino en proyectos de pequeña escala: de tecnologías blandas, locales, de innovación en la gestión, de cooperación encarada por las comunidades y mucha, mucha educación ambiental.

En suma, sustentabilidad y no desarrollo. La localización por encima de la globalización como meta. Las ciudades y los pueblos en vez de los no lugares; el afincarse a la tierra, cuyo día hoy celebramos.

Muchos proyectos ambientales gestados con participación ciudadana distribuidos en pequeños territorios que al yuxtaponerse generen procesos de “territorialización” y no sus efectos contrarios.

Citamos finalmente a J. L. Borges (1926), cuando sentimos que "lo venidero nunca se anima a ser presente sin antes ensayarse y que ese ensayo es la esperanza"...

Por la doctora Diana Durán, concejal Cambiemos.

 

×

Comentario de los Lectores

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.