17 de Octubre de 2018

De interés

¿Casa del niño o casa del terror?

9 de Octubre de 2018

Graciela Goñi, directora de la institución denunció que “durante todo el invierno no funcionó la calefacción”. Desde la comisión directiva respondieron a sus denuncias: “Nosotros no cobramos sueldo, ella sí”. Y agregaron: “Quiere administrar los dineros de la institución”.

Casa del Niño

Un cruce mediático entre representantes de la administración de la Casa del Niño puso en el centro de la opinión publica su funcionamiento interno.

Graciela Goñi, directora de la institución denunció que “durante todo el invierno no funcionó la calefacción”.

También, que “cuando tenemos agua caliente en los baños en las habitaciones, no hay agua fría” y que “no hay puertas en las habitaciones” y “tampoco en los tres baños, dos de niñas y uno de varones”.

A través de las redes sociales Goñi convocó a una reunión informativa, especialmente a “socios, no socios, comerciantes, empresas, instituciones y comunidad”.

“Defendamos los derechos de los niños. Deben tener calefacción, agua suficiente para sus necesidades básicas, puertas en las habitaciones, puertas en los baños, vidrios en puertas y ventanas, persianas arregladas y no puertas clausuradas”, publicó en su cuenta de Facebook.

El encuentro fue programado para hoy a las 19.30 hs. en la sede del Club Juventud Unida, Libertad 150.

“No hay una buena comunicación entre la comisión y especialmente con su presidente Aníbal Ibarra (presidente). Con Rodolfo Alonso (tesorero) converso más porque es el que trae el dinero cuando se lo solicito”, reconoció.

Goñi mencionó que “con Ibarra personalmente no tengo ningún problema sino que a los requerimientos que le hago no le da importancia.  Y yo soy responsable de que no se vulneren más los derechos de los niños”.

“Cada uno debe hacerse cargo de su responsabilidad. Yo no manejo un solo centavo por eso no puedo restituir vidrios rotos o arreglar puertas. Para eso está la comisión (a cargo de Ibarra) que maneja los fondos y que recibe 20 becas por mes de 7.200 pesos cada uno”, destacó.

La otra campana.  Por su parte, Anibal Ibarra relativizó las denuncias de Goñi al señalar que “hubo problemas y nadie los negó”.

“Hay calefacción, no anda al 100 %. Ha participado en la búsqueda de la solución el arquitecto Ignacio Torrontegui (secretario de Obras) y no la encontramos”, dijo.

En este sentido, Ibarra indicó que “cuando hacia frio esta comisión consiguió calefactores eléctricos y los chicos nunca sufrieron frio porque no somos irresponsables”.

“Todos los de la comisión somos voluntarios, pero el cargo de Goñi que pago. Ella está fuera de la ley porque el estatuto dice que la autoridad es la Comisión Directiva”, aclaró Ibarra.

Luego señaló que Goñi “de manera totalmente irresponsable convocando a una reunión para desinformar a la gente”.

“Esta relación es como en un matrimonio. Si la mujer dice que el marido no viste al nene y no le da de comer y uno ve que está bien vestido y comido, alguno de los dos está mintiendo. Acá pasa los mismo”, ejemplificó Ibarra.

El dirigente mencionó “mucha gente se frustra y abandona a la comisión directiva, pero nosotros tenemos un proyecto que es organizar a la institución y al personal que está en negro”.

“Estos son sinsabores que nada tiene que ver con la vida de que tienen los chicos y nuestra buena relación con ellos”, dijo.

A su turno, Rodolfo Alonso opinó que el conflicto surge porque Goñi “quiere administrar los dineros de la institución, pero para eso está la comisión directiva que distribuye los fondos de acuerdo a las necesidades”.

“Es verdad que faltan puertas, pero no es de ahora. Por eso hicimos un concurso de precio para comprar 12 puertas de las habitaciones y los baños”, adelantó.

 

 

 

 

×

Comentario de los Lectores

PuntaNoticias.com.ar no se responsabiliza sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del que los emite. PuntaNoticias se reserva el derecho de eliminar comentarios injuriantes, discriminadores o contrarios a las leyes de la República Argentina. Queremos abrir una fuente de expresión para que cada lector pueda exponer su opinión siempre y cuando no agravie ni falte a las ordenanzas vigentes.